Go to Top

Crema de calabaza asada y mi visita a Le Cordon Bleu Madrid de la mano de Hola

Because blog: Crema de calabaza asada

Because blog: Crema de calabaza asada

La cremosidad de una buena calabaza, de la variedad butternut o potimarrón, es la clave del éxito de esta receta de crema de calabaza asada, junto con una elaboración delicada y pausada. Se trata de un plato de slow food en toda regla, tan versátil y completo que puede hacer las veces de aperitivo hasta plato único, únicamente  en función de la cantidad que degustemos.  Lentamente y con suavidad lo cocinamos, lentamente y con suavidad lo disfrutaremos. Junto con la calabaza, la chirivía y la cebolla pochada en mantequilla aportan delicados matices y marcan la diferencia en esta crema. La chirivía es una raíz cuyo aspecto se asemeja a una zanahoria blanquecina, con un sabor más suave y ligeramente anisado, ideal para incorporarla en cremas, sopas y asados, bien en el papel protagonista o bien como condimento.  Como colofón, acompañaremos la crema de calabaza asada con una guarnición de carnosas setas a la plancha y aportaremos un  toque crunchy con unas semillas de sésamo y amapola y frutos secos como almendras o avellanas recién peladas.

He querido seleccionar este plato tan sencillo y sensorial para compartir con vosotros, además de la deliciosa receta de temporada, mi experiencia hace unos días en el Curso de tapas de la escuela de cocina Le Cordon Bleu de Madrid. Ya pasaron aquellos días en los que comer de tapas era sinónimo de  malcomer. A menudo tapas y pinchos se nos presentan como un atractivo reclamo  en forma  de mini platos de autor, desde combinaciones y presentaciones que derrochan creatividad, hasta platillos y cazuelitas más tradicionales pasando por deliciosos platos de slow food, como es el caso de esta crema de calabaza asada, que acaricia el paladar y nos reconforta desde el interior de nuestros estómagos, en estos revueltos días de otoño.

Because blog: Crema de calabaza asada

Because blog: Crema calabaza asada ingredientes

Tan común como la calabaza en mi cesta de la compra es la revista ¡Hola!, no en vano hace ya tiempo que os contaba, cuando puse en el blog las  infalibles receta de Strawberry cheesecakereceta de Cheesecake sin horneado, que soy asidua seguidora de los recopilatorios bianuales de recetas que edita la revista, así como de las recetas y trucos que se comparten en su comunidad on line  Cocina y recetas. Con este precedente, no podía dejar de presentarme a su concurso veraniego de pinchos y tapas, teniendo la suerte de ser una de las elegidas para visitar la prestigiosa escuela y asistir a un curso de tapas impartido por el chef Víctor Pérez, responsable de los programas de Cocina española de la escuela y su ayudante, el chef Rubén Casado.

El curso supuso la oportunidad  de conocer las instalaciones de la escuela de la mano de su director, así como profundizar en su metodología de estudio y por ende, su filosofía. Nada más llegar a la zona del campus de la Universidad Francisco de Vitoria, dónde se ubica la escuela, se evidencia una notable inversión, que no hace sino confirmarse cuando se visitan las aulas, perfectamente organizadas y equipadas con aparatos de alta tecnología a disposición de los alumnos. Unido a esto y tan importante o más, nos hablaron de su reprobado método de aprendizaje, tal y como viene impartiéndose en la escuela Le cordon Bleu de Paris desde hace décadas.  Está dividido en clases teóricas y prácticas, estando éstas sometidas a una evaluación continua, lo que, según nos contaban, expone a los alumnos a una fuerte presión, similar por otro lado a la que van a encontrarse en su vida laboral como chefs. Pero no sólo los alumnos son formados en esta escuela, no. También los chefs que ejercen de profesores se forman constantemente tanto en cuanto a técnicas culinarias, como en cuanto a métodos de ensañanza y coaching, dentro del plan formativo de la propia universidad a la que pertenecen.

El temario del curso se intuía especialmente elegido para incluír diferentes técnicas que nos pudieran resultar interesantes, sean,  cómo elaborar pan soufflé, la manera de preparar una crema de queso espesa y untuosa para utilizar de relleno, trucos y técnica para cascar y escalfar huevos de codorniz, cómo hacer un crujiente de ibérico tan perfecto que podría deshacerse completamente y convertirse en una increíble sal de jamón, el método para asar  puerros en su propia piel y reutilizar ésta para dar un toque ahumado a una vinagreta …

Y con todo ello, preparamos dos deliciosos pinchos que pudimos degustar al final del día, brindando con un rico txakolí y comentando  impresiones con los demas asistentes al curso, entre los que había blogueros, aficionados y cocineros y por supuesto con las atentas chicas de ¡Hola!, responsables de una organización digna de la mejor alfombra roja 🙂

Os dejo con la receta de la crema de calabaza asada, que seguro que a estas alturas…¡os ha entrado el hambre! Nos vemos pronto.

Because blog: Le cordon bleu

Guardar

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Receta de crema de calabaza asada

Dificultad: media
Pax: 6-8
Imprimir Receta

INGREDIENTES:

  • 1 kg. (aprox) de calabaza potimarrón o buternut
  • 1 chirivía
  • 2 patatas gallegas medianas
  • 1 cebolla morada mediana o media grande
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 3 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 lt (aprox.) de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de creme fraiche, nata espesa o leche evaporada (opcional)
  • Para la guarnición (se pueden cambiar por otros al gusto):
    • 200 gr. setas shiitake
    • 10-12 almendras
    • un puñado de semillas de sésamo y amapola
    • un puñado de brotes de rúcula

ELABORACIÓN:

Lavamos bien la calabaza, le quitamos las pepitas del interior y las partes filamentosas y la partimos en trozos. Quitamos los extremos de la chirivía y lavamos bien, no es necesario pelarla. Lavamos y pelamos las patatas y cortamos en trozos. En una bandeja de horno colocamos la calabaza, las patatas y la chirivía cortada en trozos. Hay que tener en cuenta que la chirivía tardará más en hacerse que la patata y ésta a su vez más que la calabaza. Por ello, o vamos introduciéndolas en el horno escalonadamente (15 minutos de diferencia entre cada una de ellas) o bien cortamos en trozos más pequeños aquello que tarde más en hacerse. Echamos dos cucharadas de aceite y sal y pimienta al gusto y lo esparcimos bien (con las manos) por todos los trozos. Introducimos la fuente en el horno a 180º, habiéndolo precalentado previamente durante 10-15 minutos.

Controlaremos las verduras, pinchando con un un tenedor para ver si están blandas y en tal caso retirarlas del horno. Para esta cantidad de calabaza, calcularemos que este tiempo no será inferior a una hora.

De mientras, podemos preparar la cebolla, pochándola en una cazuela con la mantequilla y el resto del aceite , a fuego lento, hasta que se dore. Cuando esté dorada, incorporamos el vino y también a fuego suave dejamos que se evapore removiendo la cebolla.

Una vez la calabaza y tubérculos están hechos, los incorporaremos a la cazuela con la cebolla. Antes debemos retirar las partes de la piel de calabaza y chirivía que hayan quedado duras después de asar.  Incorporamos junto con la mitad del cal do y  rehogamos durante unos minutos. Pasamos todo al vaso de la batidora y comenzamos a triturar bien, añadiendo poco a poco el resto del caldo hasta obtener la consistencia deseada y entonces lo colaremos y lo devolveremos a la cazuela para calentar unos minutos más. Una vez retirado del fego podemos añadir si se quiere un poco de creme fraiche o similar. Si se utiliza potimarrón o butternut no será imprescindible, ya que estas variedades aportan por si misma la cremosidad buscada.

Para preparar la guarnición, pincelaremos con aceite una plancha bien caliente y pasaremos las setas por ella hasta que se doren.

Servimos la crema de calabaza asada con las setas a la pancha y espolvorearemos con almendras picadas, las semillas y  los brotes de rúcula.

 

Notas:

La chirivía y las calabazas butternut y potimarrón pueden encontrarse en tiendas ecológicas.

12 Responses to "Crema de calabaza asada y mi visita a Le Cordon Bleu Madrid de la mano de Hola"

    • Laura
      07/10/2014 - 8:27 pm Reply

      Gracias Maite!! Un beso!

  • MARINA
    07/10/2014 - 8:50 pm Reply

    Hola guapa!

    Fiel seguidora por blogger y facebook, te diré que esta receta es simplemente, brutal. Tengo un libro de Donna hay que tiene una receta de calabaza asada que le tenía echado el ojillo 🙂 ..pero ya veo que queda con una pinta riquisima.

    Las fotos muy chulas, un besito

    • Laura
      07/10/2014 - 9:48 pm Reply

      Mil gracias Marina, menudo subidón con tu comentario! Para la crema no he utilizado la receta de Donna Hay, no conscientemente al menos, puede que subconscientemente si, porque sus libros y revistas me las estudio casi “literalmente”. Es una autora que me chifla porque sus estilismos son apetitosos y las recetas siempre tienen un puntito especial, un toque. Si te animas prueba la receta, y recuerda utilizar la variedad de calabazas que indico, la diferencia es abismal!
      Un beso!

  • Patry de Sabores y Momentos
    07/10/2014 - 10:50 pm Reply

    Laura, tu receta maravillosa! Yo tambien tengo un par de recetas de cremas que preparo horneando previamente los ingredientes, una es la de calabaza y la otra la de tomate. Y como bien dices la diferencia es abismal!

    Ayyy como me gustó darte el viernes un achuchón en persona y poder charlar contigo de tantas cosas que tenemos en comun, se me hizo corto!! Te agradezco de corazón tu apoyo y las atrnciones que tuvisteis conmigo todas, de verdad fue increíble!!!
    Un beso enorme!!

    • Laura
      08/10/2014 - 8:37 am Reply

      Patry, qué rica la crema de tomate asado!!
      Yo también lo pasé de maravilla el viernes, me alegro de haberte podido conocer en persona, ojalá surjan nuevas oportunidades para seguir y seguir charlando, fue gratificante y muy divertido!!!

      Ujn beso grande!

  • La Cucharina Mágica
    08/10/2014 - 9:31 am Reply

    Verde de envidia que estoy!!!!!!!!!! qué suerte, mi sueño ir algún día al Cordon Bleu, exactamente después de que me toque la lotería y antes de dejar el trabajo para dedicarme a la cocina…. sueño…
    La receta me encanta! algún día, cuando vuelva a tener cámara, la probaré para mi blog
    Un besote
    Noe

    • Laura
      08/10/2014 - 10:04 am Reply

      Jaja Noe, pues veo que nuestra wishlist es muy muy parecida, oye ¿montamos algo juntas???, digo después de que nos toque la lotería…que nos va a tocar…jajaja
      Pues si pruebas la crema te encantará, verás, qué ilusión sería verla en tu blog!

      Un beso grande!

  • Elmitodelsofrito
    09/10/2014 - 12:33 am Reply

    Hola Laura!
    Que entrada tan triunfal en el otoño! Lo que explicas de la Escuela de cocina nos pone los dientes largos, que gozada!
    La receta de esta crema merece la pena el ratito que hay que dedicarle, las cosas hechas despacito suelen tener recompensa en la mesa!
    Buscaremos ese tipo de calabaza para probarla, sin dudad.
    Saludos!!!
    Marisa

    • Laura
      10/10/2014 - 9:13 am Reply

      Gracias Marisa! Te recomiendo que busques estos tipos de calabaza y la pruebes asada, tal cual o en crema, es una maravilla, cremosa y con un sabor muy especial.
      Un beso y feliz finde!!

  • Parsnip puree
    27/06/2017 - 11:39 am Reply

    Para empezar unas fotos espectaculares de buena calidad, un artículo muy curioso e interesante para saber más sobre estas recetas, excelente trabajo y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies