Go to Top

Fondue de queso, un capricho alpino

Fondue de queso

Fondue de queso

Llega el último fin de semana de invierno y para celebrarlo, ¡qué mejor que una receta alpina! Y más teniendo en cuenta que el frío del invierno, al menos por el norte, ha tardado bastante en llegar y probablemente, nos acompañe durante unas cuántas semanas más, por mucha primavera que empiece…

La fondue es una receta que encierra cierta complejidad, es por eso que muchos amantes del queso en general  y de la fondue en particular, se resisten a prepararla en casa. Hay varios consejos que puedo daros si os apetece lanzaros a la aventura. Una buena selección de quesos y emplear el recipiente adecuado son la base. No soy muy amiga de tener mil cacharros en casa y menos me gusta tener recipientes que sólo sirven para una preparación, pero…ay amigos…para la fondue, mucho me temo que no queda otra. Los mejores materiales son el barro, la cerámica refractaria y el hierro fundido. Yo tengo uno de cerámica que lo mismo sirve para fondues de queso que fondues de chocolate, ocupa poco espacio y me salió muy barato, lo compré hace años en una tienda Casa, supongo que lo seguirán teniendo. En la tienda de Claudia and Julia, tienen otros modelos de lo más recomendables en relación calidad/precio.Te recomiendo que elijas en función del espacio que tengas para almacenarlo y el precio, en base al uso que esperes darle.

En cuanto a los quesos, puedes encontrar recetas con fondues de lo más variadas, pero la mayoría de las recetas, incluyen como queso base un queso cremoso en boca, tipo Appezeller o Emmental. Para completar el elenco quesero, yo me inclino por el comté y la raclette, por su sabor suave, cremosidad y facilidad para fundirse. La elaboración no llevará más de 20 minutos en total, pero han de ser 20 minutos de mimo y atención para que quede fetén. Otro requisito imprescindible, es tomarla recién hecha, directamente en el recipiente con algo de fuego debajo que mantenga la mezcla caliente,  sin que burbujee.

Como comentaba al principio, se trata de una receta originaria de la zona alpina, en concreto de los alpes suizos, pero que con el tiempo ha logrado conquistar los alpes franceses y austriacos en toda su extensión. Hoy por hoy no hay resort de esquí alpino dónde no se ofrezca La Fondue como especialidad gastronómica. El típico acompañamiento son los dados de pan, a poder ser un poco duro y con corteza, porque se pega mejor el queso. Queda bien con un pan blanco, pero a mi personalmente me gusta más si es un pan sabroso de masa madre, centeno o pasas y nueces. También se suele acompañar de encurtidos, como pepinillos y cebollitas en vinagre, embutidos, el más típico el salchichón y las clásicas hojas de endivia o una ensalada de lechuga.

¿Qué me decís, listos para disfrutar de esta reconfortante delicia? Yo ya estoy deseando repetir 🙂

Feliz finde, nos vemos pronto.

fondue de queso

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Fondue de queso

Dificultad: media
Pax: 4-6
Imprimir Receta

Ingredientes:

  • 450 gr de queso (appenzeller 200 , comté 150 , raclette 100)
  • 150 gr de vino blanco (reservar un poco más para controlar el grado de espesor)
  • 1 cdta de maicena
  • una pizca de pimienta negra recién molida
  • un pizca de nuez moscada
  • 1 diente de ajo
  • Trozos de pan, fiambre, encurtidos, hojas de endivia y/o lechuga al gusto para acompañar.

Elaboración:

Calentamos el vino en un cazo y reservamos caliente.

Cortamos el ajo por la mitad y frotamos el recipiente con él. Cortamos en daditos pequeños los tres tipos de queso e introducimos las tres cuartas partes en el recipiente junto con el vino caliente y la maicena previamente disuelta en el líquido.

Ponemos fuego debajo del recipiente. Yo con el tipo de fondue que tengo, pongo unas tres velas pequeñas. Veremos que el queso se va fundiendo poco a poco, y removemos un poco de vez en cuando con una cuchara, pero sin hacer movimientos envolventes o mucho menos formar un remolino, para que el resultado sea cremoso. Añadimos poco apoco el queso restante. Si vemos que queda muy espeso, podemos añadir vino caliente a poquitos.

Pasados unos 10-15 minutos dependiendo del recipiente y del fuego, el queso estará deshecho e integrado con el vino y listo para tomar. En este momento, dejo sólo una vela encendida debajo. Añado un poco de pimienta y de nuez moscada y se empieza a tomar junto con el pan, el fiambre y los encurtidos.

Notas:

Si no encuentras appenzeller, sustituye por emmental.
El pan preferiblemente con corteza y algo seco, de uno o dos días, para que el queso se adhiera mejor.
Es preferible utilizar un recipiente específico para fondue, los materiales más adecuados son el barro, la cerámica refractaria y el hierro fundido.
En Bilbao puedes encontrar los quesos que utilizo en la receta en La Manducateca.

2 Responses to "Fondue de queso, un capricho alpino"

  • Aisha
    18/03/2016 - 7:43 am Reply

    Una delicia! Hace mucho que no he comido una fondue. Y aquí el cacharrito es bien barato… y hay buenos quesos… No tengo excusa 🙂
    Besos

    • Laura
      18/03/2016 - 8:16 am Reply

      Pues tienes razón Aisha, no hay excusa para tí!! ;))) La verdad es que es un plato reconfortante y de disfrutar alrededor de la mesa, aunque a veces nos cueste animarnos con él!
      Un besazo y feliz finde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies